logo


Las casas rectorales que están desocupadas, alrededor de medio millar en la provincia, serán utilizadas para dar cobijo a los refugiados que huyen de conflictos armados como el de Siria o los que se suceden en el Cuerno de África. El Gobierno central y el Comisionado de la ONU para los refugiados (ACNUR), según pudo saber este periódico, negocia la cesión y rehabilitación de los inmuebles.

saber más

¿Quieres hacer un comentario?

*

captcha *