logo


 

Antes de convertirse en el primer obispo español en Rabat, Cristóbal López (Almería, 1952) se dedicó a la educación durante ocho años en una localidad cercana a la capital marroquí, Kenitra, que en árabe significa ‘pequeño puente’. Ese es, dice, su objetivo en el nuevo cargo que desempeña desde diciembre de 2017: crear una “verdadera unión” entre África y Europa, entre los musulmanes y los cristianos, entre “los pobres y los ricos”. “Me sentía llamado a ser puente y a construir puentes”, asegura en una entrevista con eldiario.es.

saber más

 

¿Quieres hacer un comentario?

*

captcha *